lunes, 19 de julio de 2010

Riesgos Naturales una perspectiva global


Sumado al aumento de la población, ésta se ha concentrado en centros urbanos. Como resultado de esta concentración de gran número de habitantes en terrenos y zonas de área limitada hay una fuerte presión sobre los territorios y por ello sobre los suelos utilizados. Mientras más crecen los centros urbanos, la población va siendo relegada a terrenos que paulatinamente son menos y menos aptos y cada vez más propensos a embates de tipo natural y por lo tanto a ser víctimas de desastres naturales como sismos, maremotos, inundaciones y aludes. Otro aspecto triste de esta realidad es que casi siempre son las porciones más pobres de la población que sucumben ante estos desastres.
En Latinoamérica el 75% de la población vive en centros urbanos, según estimaciones de la ONU, para el 2025 esta cifra será de un 85%. Si, además de esto, consideramos que la gran mayoría de las ciudades ya están en áreas de riesgo, éstas son y serán vulnerables a desastres de tipo ambiental, causados por conflictos o por los llamados “desastres naturales”. (Milbert, 1996).
En el siglo XVIII es cuando por primera vez se comienza a utilizar el término riesgo, pero vinculado a procesos comerciales navieros entre Europa y las Colonias Americanas, donde había preocupación por sus cargas y tripulaciones (Sanhueza & Vidal, 1996).
La información recopilada a nivel mundial muestra una fuerte preocupación de parte de países más desarrollados en el tema de desastres y riesgos naturales y urbanismo y además países como Colombia y México que están avanzados en la temática también. En ellos existe amplia documentación y reglamentación, junto con estudios técnicos y científicos en el tema: planes, cartas, zonificaciones, estatutos, leyes, etc. Se incluye también alta tecnología en el intercambio de información y conocimientos, realizando, por ejemplo, conferencias a través de la Internet sobre el tema de Urbanismo y Riesgo.
Japón, país que ha asumido como política nacional la tarea de prevenir los abundantes desastres naturales que les aquejan, promulgó la “Ley Básica de Medidas de Desastres” en 1959. Con la implementación de dichas políticas se ha logrado reducir en forma sustancial el daño social y material de eventos catastróficos (Sanhueza & Vidal, 1996). Posterior al terremoto de Kobe, se han analizado los resultados de estas políticas y realizado correcciones para mejorar la gestión a futuro ante un desastre natural.
Es indispensable que los planificadores urbanos, constructores civiles, arquitectos y personas dedicadas a la gestión urbana tengan acceso a información que les permita prever riesgos, paliarlos y, en el mejor de los casos, evitarlos. Ante esta necesidad la ONU reaccionó designando a la década de los 90’s como la Década para la Reducción de Desastres Naturales.
En este sitio se intentará resumir la vinculación entre los riesgos naturales y el urbanismo y ver si es posible relacionarlo con temas de Ecología Aplicada.

www.desastres-naturales.net

2 comentarios:

  1. Interesantes líneas, más aún la sustentabilidad de lo redactado en base a fuentes, lo que otorga mayor fiabilidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen tema, super bueno para realizar actividades con los alumnos, podrías generar una actividad, en que ellos generen planes de evacuación entre otros temas. Sigue así Iván

    ResponderEliminar